Agenda de marzo

Niñas y niños, damas y caballeros, pasen y vean, asómbrense ante mi incomparable AGENDA de MARZO. Anoten en sus calendarios, reserven fecha y difundan a los cuatro vientos.

Acudan raudos a inscribirse, ya que las plazas vuelan y la ocasión bien lo merece. Agenda marzo actividades LIBU

“Eterno, frágil”

DSC_0035

Eterno, frágil

Dos palabras que puestas una junto a la otra hacen saltar todas las chispas de las ideas de perdurabilidad…¿Qué es frágil y eterno al mismo tiempo?. ¿Pueden coexistir estas dos ideas, estas dos sensaciones, en el mismo objeto, en la misma substancia? Se trata de una  gigantesca explosión poética en el espacio diminuto entre dos palabras.

De estatuas de piedra

en el alma

huye sereno el llanto

Tres líneas más de este precioso regalo que nos ha llegado esta mañana. Ernesto García Ranz nos ha visto en algún medio de comunicación, uno de estos días atrás. Le ha gustado mucho nuestro proyecto y ha venido hasta aquí para regalarnos cinco ejemplares de un pequeño y delicado poemario llamado “lágrima”.  No los podemos vender, ya lo siento, son un regalo para mi equipo. Los tendré aquí, os lo enseñaré, pero nada más.

Expuesto el precipicio

al vuelo

de su esencia

Son palabras colocadas en según qué línea, con precisión poética. Al leerlas aparecen  posibilidades originales, imágenes casi imposibles, ideas enigmáticas. Ideas yuxtapuestas que parecen poder detener el tiempo.

Muchas gracias Ernesto García Ranz, por este maravilloso regalo que nos has traído. Iremos revelando tus palabras poco a poco, a lo largo de los días.

 

Esa bolsa en la que te llevas los libros…

12728879_986567538079507_7951470799957653572_n12744600_986583034744624_4963565766044463736_n

Desde hace unos días tenemos un regalo especial. Las bolsas de papel que regalamos para que lleves tus libros de Libu,  se han convertido en una oportunidad más para seguir compartiendo valores intangibles, de esos que hacen alma y tonifican el espíritu.

La idea se le ocurrió a Javi, un día en el TAZ (Taller de Arte de Zubietxe) No es que se le ocurriera la idea completa, sencillamente un día se puso a hacer collages  -inspirado por el trabajo de  otras personas que también los hacen en el TAZ- y decidió hacerlos sobre bolsas comerciales de papel. Comenzó a cubrir los rastros de las marcas comerciales con recortes de toda índole y las bolsas quedaban completamente transformadas. Las fue guardado en una caja grande, hasta que a alguien  encadenó otra idea a la de Javi y se le ocurrió  proponerle liberarlas en Libu, como portadoras para los libros que nuestras clientas comparan.  A Javi la idea le ha gustado mucho y no solo nos ha traído sus trabajos, sino que -de vez en cuando, algún martes – se acerca  y pasa la tarde trabajando en ellas aquí mismo in situ. Toma imágenes que llaman su atención por motivos tan diversos que son más accesibles si exploramos las imágenes que si intentamos explicarlos. Son juegos de combinaciones con los que Javi se divierte mucho asociando imágenes chocantes, personajes dispares, paisajes exóticos… Es divertido dejarse interrogar por las indescifrables relaciones entre las imágenes, inventándonos cada una las nuestras propias, según nuestra imaginación. Es agradable, hace compañía y nos hace sentirnos especiales el llevarnos algo especial, hecho con cariño por alguien a quien no conocemos personalmente. Nos hace sentirnos bien, sentimos lo mejor de nuestra humanidad reflejado en el regalo de una persona a quien no conocemos.

Esto forma parte de esos valores intangibles en los que trabajamos, esos que transmitimos contribuyendo a una convivencia de calidad.  Para eso estamos aquí, para señalar que un libro es mucho más que un libro, una bolsa es mucho más que una bolsa, una palabra, una música… es aquello que nos recuerda lo mejor que somos.

 

 

Plan de tarde con peques: CUENTACUENTOS

No os perdáis la actividad de este sábado, 13 de febrero:

Este SÁBADO tengo un plan perfecto de tarde con niños/as: Paseito por el Casco Viejo y cuentacuentos gratuíto en Libu, Calle Carnicería Vieja, 7. A las 17:30 h, Olicuentos nos trasladará a un universo de fantasía donde a la gente normal le suceden cosas extraordinarias. ¡No te lo pierdas!Cuentacuentos gratuito Bilbao, plan con niños Bilbao
#CriaturasALibu
#Planesconniños
#CriaturasALibu

AGENDA DE FEBRERO

Pasen y vean, damas y caballeros, niñas y niños. Lo nunca visto. Mi agenda de febrero con múltiples actividades.agenda febrero

Miguel Ángel Ambrosio funda e inaugura nuestro “Certamen literario dentro de Libu”

  Podéis saber muchas cosas de este escritor visitando su página web , allí sabréis de él y podréis ojear los comienzos de sus novelas.  Pero lo que pasó ayer aquí, no lo sabréis si yo no os lo cuento. Es una historia que merece ser contada, como todas las historias, por una u otra razón.  Porque ¿a quien no le gustan las historias?

Hay muchas maneras de abordar el hecho creativo, tantas como géneros literarios multiplicados por el número de autores/as, es decir: casi infinitas maneras de relacionarse con

Miguel Ángel Ambrosio nos habló de cómo las historias que él escribe, están ya en su imaginación completas, redondas y perfectas. El trabajo disciplinado de escribir en un ordenador (en su caso), palabra a palabra, frase a frase, capítulo a capítulo, es lo que las trae a la realidad.  Nos habló de las condiciones que el contempla para este proceso de creación: la necesidad de ser realista en la expectativa sobre el trabajo diaria; la forma física necesaria hasta que el cuerpo se habitúa y hace suya la tarea de la escritura; la preparación emocional para no abandonar en los momentos en los que las ideas no fluyen o no resultan; la necesaria investigación para hacer que la novela sea creíble (investigar en los sucesos y en el mundo emocional de los seres humanos para dar vida a los personajes)… Nos habló de cuanto aprende escuchando fragmentos de conversaciones azarosas en el metro, en un bar, casi en cualquier sitio. Nos habló de muchas cosas, de tantas, que no caben en este relato – porque hay que ponerse también un límite en la extensión que uno destina a los relatos, aunque sea solo una baliza previa para situarse).

Con todo esto sobre la mesa común de Libu, Miguel Ángel Ambrosio nos comprometió amablemente en la aventura de nuestra propia creación literaria abriéndola a una convocatoria pública que estamos encantadas de presentar y se llama: CERTAMEN LITERARIO DENTRO DE LIBU.  Se trata de escribir un relato corto, de entre cinco y diez páginas, sobre una historia que se desarrolla dentro de Libu. Toda la acción y la historia debe de desarrollarse dentro de nuestra librería, repetimos: DENTRO (los personajes no pueden salir de ella ni para echarse un pitillo). Para  esta primera convocatoria hay tres premisas que Miguel Ángel Ambrosio propuso al final a partir de unas preguntas que realizó a quienes le acompañamos en ella. Las premisas son las siguientes:

1.- El personaje protagonista se llama Pedro (y trae libros a Libu, y se compra libros en Libu con constancia).

2.- Hay un suceso relacionado con la infidelidad.

3.- Hay una muerte

Con estas tres premisas y en una extensión no mayor a diez páginas tienes que hacer tu relato y enviárnoslo a: libulibreria@gmail.com

Tienes de plazo hasta el 15 de marzo. A partir de ese día comenzará el proceso de selección de la mejor historia.  El jurado estará compuesto por Miguel Angel Ambrosio y dos personas de Libu: Myrsini Iliopoyloy y Helena González Saéz.

El premio final consiste en dos ejemplares de dos novelas de Miguel Angel Ambrosio dedicadas y firmadas, y un obra de Helena Gónzález Sáez  firmada y enmarcada (podéis ver sus fantásticos trabajos en su Flickr y en su blog – en el que además también escribe cosas muy chulas)

ATENCIÓN : Tras recibir muchas sugerencias para ello, se amplía el Certamen Literario Dentro de Libu: se pueden presentar obras a partir de 3 páginas ( no cinco) y hasta 15. Y los trabajos pueden presentarse hasta el 31 de marzo. A escribir todo el mundo!!!!!

Recuerda: Primer CERTAMEN LITERARIO DENTRO DE LIBU

Tema y premisas: Algo sucede dentro de Libu: Pedro, infidelidad, muerte.

Plazo y forma de entrega: email a libulibreria@gmail.com hasta el día 15 de marzo. NUEVA FECHA. 31 DE MARZO

Si estás por Bilbao y alrededores tienes ventaja: puedes visitar Libu para ambientarte, para investigar (necesario en un relato), para dejarte sugerir, para saber cuantas puertas hay…

¡ Venga, todos y todas a escribir ! ¡Qué emocionante!

¡Esperamos vuestros relatos!

 

Lectura Fácil, para todas las personas.

Mira este cuadro. ¿Alguna vez te has parado a pensar cómo se las ingenian estas personas para hacer una lectura de calidad?

Muy probablemente no te lo hayas preguntado nunca, no es algo que tengamos presente (a no ser que nos afecte directamente), sin embargo hay personas a quienes les gusta mucho la literatura y no pueden acceder a ella con plena satisfacción porque las ediciones corrientes no consideran los casos especiales, que los hay y  son muchos.  Para que veas lo cerca que lo tenemos: solo un ligero accidente vascular o cualquier incidencia sobre nuestro sistema nervioso, puede darle la vuelta a las formas cognitivas que nos son habituales. Entonces, algo tan familiar como un libro, puede convertirse en un laberinto.  ¿Recuerdas aquella fabulosa edición de los cuentos de Edgar Allan Poe prologada y comentada por Julio Cortázar, que tanto te gustó? O cualquier otra edición comentada, hay bastantes, muchas, nunca tantas como sería necesario. Ayudan a comprender el texto, ayudan a comprender al autor, su tiempo…

Lectura Fácil Euskadi hace algo parecido, pero más. Adaptan, revisan y editan todo tipo de libros para ponerlos al alcance de personas con dificultades para la comprensión lectora.  Forman a profesionales para que puedan dinamizar grupos y clubs de lectura. Reivindican y trabajan por una situación más democrática de la lectura.  Es una actividad muy valiosa y apasionante, por eso les tenemos hoy aquí dándonos una charla sobre su trabajo.  Y además nos han donado unos cuantos volúmenes muy especiales.

Lee, lee mucho, lee bien, lee lo que te guste, lee de todo, lee en compañía. Y de vez en cuando léele algo a alguien: a tus hijos en el desayuno, a tu madre cuando se vaya a dormir, a tu abuelo después de comer, a tu tía en la merienda a media tarde, al vecino (un poema rápido en el ascensor), a tus plantas al regarlas, al perrillo en el parque… ¡verás que bien !

 

La habitación del hijo

Libros segunda mano Bilbao

Os dejamos un texto de Arturo Pérez-Reverte, de esos que hacen pensar y reconcilian con muchas cosas. Incluidas algunas del propio Pérez Reverte.

La habitación del hijo

Lo conoce mejor que a ella misma. O creía conocerlo, porque el joven silencioso y reservado que ahora vive en la casa le parece, en ocasiones, un extraño. El niño dejó de serlo hace tiempo. A veces, cuando está fuera, la madre se queda un rato en su habitación, callada, mirando los objetos, los libros –ella compró los primeros y los puso allí, soñando con el lector que alguna vez sería–, las fotos de amigos, de chicas. Las medallas que ganó en el colegio, tenaz, esforzado. Valiente como ella procuró enseñarle a ser. Con el ejemplo del padre: un buen hombre que nunca dice tres frases seguidas, pero que jamás faltó a su deber, ni hizo nada que no fuera honrado. Que educó al hijo con más ejemplos que palabras. 

Inmóvil en la habitación, aspira su olor. Desde hace mucho es seco, masculino. Distinto del que tanto añora: aroma de cuerpecito menudo en pijama, olorcillo a carne tibia, casi a fiebre. A bebé y niño pequeño, que con el tiempo se desvanece y no regresa nunca. El crío que aparecía en la cama a medianoche con las mejillas húmedas, después de una pesadilla, para refugiarse a su lado, entre las sábanas. Quizá algún día recupere ese olor con un nieto, o una nieta. Con otro cuerpecito al que estrechar entre los brazos. Ojalá no esté demasiado mayor para entonces, piensa. Que aún tenga fuerza y salud para ocuparse de él, o de ella. Para disfrutarlos. 

Libros. Hay muchos en la habitación, y jalonan veinticinco años de una vida. Infantiles, aventuras, viajes, textos escolares, materias universitarias, novela, ensayo, arte, historia. Desde niño, leyéndole cuentos e historietas, orientándolo con cautela, ella fue transmitiéndole el amor por la palabra escrita. La puerta maravillosa a mundos y vidas que acaban por multiplicar la propia: aspiraciones, sueños, anhelos cuajados en largas horas de lectura y templados en la imaginación. La intensidad de una mirada joven que explora el mundo en el descubrimiento de sí misma. Estos libros llevaron al muchacho a reconocerse entre los demás, a moverse con seguridad por el territorio exterior, a descubrir y planear un futuro. A estudiar una carrera bella y poco práctica, relacionada con la lengua, el pasado, el arte y la historia. A licenciarse en sueños maravillosos. En cultura y memoria. 

Ahora ella, inquieta, se pregunta si hizo bien. Si la lucidez que estos libros dieron a su hijo no sirve más bien para atormentarlo. Lo sospecha al verlo salir de casa para entrevistas de trabajo de las que siempre vuelve hosco, derrotado. Cuando lo ve teclear en el ordenador buscando un resquicio imposible por donde introducirse y empezar una vida propia: la que soñó. Cuando lo ve callado, ausente, abrumado por el rechazo, la impotencia, la falta de esperanza que pronto sustituye, en su generación, a las ilusiones iniciales. Recuerda a los amigos que empezaron juntos la carrera animándose entre sí, dispuestos a comerse el mundo, a vivir lo que libros y juventud anunciaban gozosos. Cómo fueron desertando uno tras otro, desmotivados, hartos de profesores incompetentes o egoístas, de un sistema académico absurdo, injusto, estancado en sí mismo. De una universidad ajena a la realidad práctica, convertida en taifas de vanidades, incompetencia y desvergüenza. Pese a todo, su hijo aguantó hasta el final. Fue de los pocos: acabó los estudios. Licenciado en tal o cual. Un título. Una expectativa fugaz. Luego vino el choque con la realidad. La ausencia absoluta de oportunidades. El peregrinaje agotador en busca de trabajo. Los cientos de currículum enviados, el esfuerzo continuo e inútil. Y al fin, la resignación inevitable. El silencio. Tantas horas, días, años, de esfuerzo sin sentido. La urgencia de aferrarse a cualquier cosa. Hace una semana, cuando llenaba el formulario para solicitar un trabajo de dependiente en una tienda de ropa de marca, el consejo desolador de un amigo: «No pongas que tienes título universitario. Nadie emplea a gente que pueda causarle problemas». 

Tocando los libros en sus estantes, la madre se pregunta si fue ella quien se equivocó. Si no tendría razón su marido al sostener que no está el mundo para chicos con sueños en la cabeza y libros bajo el brazo. Si al pretenderlo culto y lúcido no lo hizo diferente, vulnerable. Expuesto a la infelicidad, la barbarie, el frío intenso que hace afuera. Es entonces cuando, abriendo un libro al azar, encuentra unas líneas subrayadas –a lápiz y no con bolígrafo ni marcador, ella siempre insistió en eso desde que él era pequeño–: «En el mar puedes hacerlo todo bien, según las reglas, y aun así el mar te matará. Pero si eres buen marino, al menos sabrás dónde te encuentras en el momento de morir». 

Se queda un instante con el libro abierto, pensativa. Releyendo esas líneas. Después lo cierra despacio, devolviéndolo a su lugar. Y sonríe mientras lo hace. Una sonrisa pensativa. Dulce. 

Tal vez no se equivocó por completo, concluye. O no tanto como cree. Puede que él forjara sus propias armas para sobrevivir, después de todo. Quizá mereció la pena. 

Arturo Pérez-Reverte.

16 de agosto de 2009

“Ni un solo rincón sin música”… y sin libros

 

El título que da nombre a esta entrada es el nombre del proyecto solidario que Ventus sine nomine puso en marcha poco después de nacer (2004) en el seno de la Banda Municipal de Música de Bilbao. Los intérpretes componentes de este grupo de música de cámara son tres músicos y profesores de música: Juan Jesús Silguero (flauta), J. Rafael Climent (clarinete) y Jorje J. Ripoll (fagot).

Con su proyecto “Ni un solo rincón sin música” trabajan de forma altruista y sin interés económico, en llevar música allí donde hay algún tipo de sufrimiento. Han tocado en hospitales, residencias, centros penitenciarios…y colaboran con otros proyectos solidarios, como nosotros.   A su experiencia  profesional se añade también Apropos una empresa que aprovecha la versatilidad de la música de cámara, para llevarla a donde tú quieras.

Aprendimos muchas cosas, disfrutamos mucho con estos tres músicos: con su música y con su generosidad.

Además de tocar, hablaron sobre sus instrumentos, nos los acercaron, nos transmitieron su amor y su pasión por la música y nos contaron historias interesantes. Así, este martes aprendimos que tocar la flauta es soplar en una arista, y que el pasodoble “Suspiros de España” no se debe a un arrebato de exaltación patriótica, sino que está inspirado en unas galletas llamadas suspiros que se vendían en una pastelería de Cartagena llamada Pastelería España. Aprendimos también que el instrumento de viento es el más exigente físicamente en la interpretación (el ejercicio de respiración que hacen los interpretes de instrumentos de viento está al nivel del que hacen algunos deportistas de élite).

Y han habido algunos músicos literatos. Por ejemplo Erik Satie escribió Memorias de un amnésico; John Cage dejó su Escritos al oído ; Igor Stravinsky: Poética Musical y Memorias y comentarios escrito por Robert Craft, en el que este recoge conversaciones mantenidas con el compositor durante los últimos quince años de su vida. Libros sobre música hay muchos, entre ellos dos de publicación más o menos reciente: Este burdel no es una ópera de Maximo Pradera  y  Si Bethooven pudiera escucharme de Ramón Gener.

Y ahora voy a sacudir un poquito las estanterías, porque me suena que tenemos algo de esto…